6 consejos de organización del trastero perfecto

Muchos de nosotros poseemos objetos que no utilizamos a diario. Entre ellos se encuentran cosas como equipos de hobby, colecciones diversas y tesoros únicos como juguetes de la infancia y cajas de recuerdos. Aunque sólo los utilicemos de vez en cuando, estos artículos son una parte esencial de nuestras vidas, y querremos estar seguros de que están a salvo.

Pero a veces nuestra casa no parece lo suficientemente grande para contener nuestras posesiones, y antes de darnos cuenta, las cosas empiezan a estar un poco abarrotadas. Tener una casa desordenada y desordenada puede hacernos la vida más incómoda, así que para evitarlo tenemos que asegurarnos de que los objetos que no usamos habitualmente están guardados. Tenemos que empezar a buscar espacio de almacenamiento. Pero el almacenamiento es mucho más que meter los objetos en una caja.

Elegir el tipo de almacén adecuado es esencial porque nadie quiere que sus objetos se estropeen o, peor aún, que se pierdan o los roben. Dejar los objetos en el lugar equivocado o almacenarlos de forma incorrecta supone un riesgo importante. Elegir el espacio adecuado es un primer paso crucial, pero también hay que tener en cuenta muchos otros factores. Tenemos que considerar dónde vamos a embalar los artículos y qué contenedores vamos a utilizar. También hay que pensar en un sistema de organización del trastero que nos ayude a encontrar lo que buscamos en el futuro.

Aquí tienes 6 consejos de organización del trastero de la mano de los profesionales:

1. Elegir el espacio adecuado para el almacenamiento

Este es el primer paso a la hora de organizar el trastero, y también el más importante. Tómese su tiempo antes de decidir el lugar de almacenamiento definitivo: no se precipite. Asegúrate de elegir una zona apartada y comprueba que esté limpia y sin humedad ni moho. Ten en cuenta que tus objetos pueden estar almacenados aquí durante algún tiempo, así que tómate tu tiempo a la hora de elegir.

2. Elige el tipo de contenedor adecuado

En la mayoría de los casos, es mejor elegir contenedores de plástico que cajas de cartón, que pueden absorber agua y desintegrarse con el tiempo. También es mejor elegir contenedores con tapas que puedan sellarse para evitar que cualquier insecto o humedad dañe los artículos almacenados. Los artículos frágiles deben envolverse en plástico de burbujas antes de ser embalados. Esto puede reducir el espacio disponible en el contenedor, pero a la larga merece la pena el esfuerzo. Elige siempre el contenedor de almacenamiento adecuado a tus necesidades y, en el caso de los artículos más grandes, considera la posibilidad de añadir ruedas para facilitar su movilidad.

3. Instala estantes y estanterías para maximizar el espacio

Disponer de estantes, estanterías e incluso ganchos puede suponer una gran diferencia a la hora de maximizar el espacio de almacenamiento disponible. Mira dentro de tus armarios actuales para ver si puedes crear más espacio dentro añadiendo una estantería o un gancho. Y considera la posibilidad de añadir estantes, especialmente cuando tengas mucho que almacenar.

4. Piensa fuera de la caja

Cuando se trata de almacenamiento, es útil pensar de forma diferente. Por ejemplo, ¿por qué no considerar la instalación de estantes sobre las puertas? Se trata de un espacio de almacenamiento adicional que a menudo se pasa por alto. Echa un vistazo a tu propia casa y mira si puedes encontrar alguna oportunidad de almacenamiento similar e inusual.

5. Empieza por los objetos más pesados

A la hora de almacenar, los objetos pesados deben colocarse siempre en la parte inferior. Así se minimiza la posibilidad de que se caigan y se rompan, o peor aún, de que aplasten otros objetos frágiles que también están en tu espacio de almacenamiento. Nunca debes colocar objetos pesados en estanterías altas, ya que podrías lesionarte al bajarlos. Utiliza los estantes inferiores para los objetos voluminosos y el espacio superior para los más ligeros, como mantas y almohadas.

6. Empaque cosas similares juntas

No hay nada peor que intentar encontrar algo en espacios de almacenamiento desorganizados. Por eso deberías considerar la posibilidad de agrupar artículos similares. Así será mucho más fácil encontrarlos y mantenerlo todo ordenado.

Por ejemplo, puedes guardar todos los adornos navideños en un solo contenedor, o guardar todos los artículos de camping en un solo armario. Este es también un consejo práctico cuando se trata de guardar los juguetes de los niños. Clasificar los juguetes en diferentes categorías antes de guardarlos hará que encontrar un juguete específico sea rápido y fácil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *