Diferencias entre bienes sustitutivos y complementarios

Hoy vamos a aprender las diferencias entre los bienes sustitutivos y los bienes complementarios, un aspecto importante para todos aquellos que quieren comenzar a entender un poco mejor el mundo de la economía.

Qué son los bienes

En primer lugar es importante que sepamos qué son exactamente los bienes, y para entenderlo, en sentido económico, un bienes aquello que podemos adquirir a través de un intercambio que se lleva a cabo entre las personas interesadas.

Por ejemplo, si nosotros necesitamos un ordenador, vamos a la tienda de ordenadores y nos llevamos uno a cambio de dinero. Es decir, las personas interesadas somos la tienda y nosotros, y el intercambio es de un equipo informático por dinero.

Sin embargo no es imprescindible que hablemos de dinero cuando nos referimos a los intercambios de bienes, ya que en realidad podría realizarse con cualquier otro bien siempre y cuando ambas partes estén de acuerdo con dicha intercambio.

Qué son los bienes complementarios

En cuanto a los bienes complementarios, como bien dice la palabra, son aquellos que se complementan, es decir, que para obtener un bien funcional precisaremos de varios bienes.

Un buen ejemplo de ello es un bocadillo; si queremos comernos un bocadillo, iremos a la panadería y compraremos una barra de pan, es decir, un bien, pero así la cosa puede quedar sosa, por lo que vamos a ir a un supermercado para comprar algo de chorizo.

En este sentido, el pan y el chorizo son bienes complementarios, es decir, son ambos necesarios para obtener el bien final que buscamos.

Qué son los bienes sustitutivos

Pero por otra parte también tenemos los bienes sustitutivos, que son aquellos que permiten las variables.

Imaginemos por ejemplo el caso anterior del bocadillo, pero en esta ocasión nos vamos a un bar a comprarlo. El caso es que pedimos un bocadillo de chorizo y el camarero nos comenta que no le quedan, pero que podemos comer un bocadillo de queso o una ensaimada.

Si lo que nosotros queremos es el bocadillo de chorizo, aquí no existirían bienes sustitutivos, pero si nos da lo mismo una cosa que la otra y finalmente optamos por el bocadillo de queso por ejemplo, este bocadillo de queso así como la ensaimada serían considerados bienes sustitutivos del bocadillo de chorizo.

En esencia, los bienes sustitutivos son aquellos que estamos dispuestos a aceptar a cambio de otros bienes aunque en principio no eran los que teníamos pensados.

Esta es en esencia la diferencia fundamental que existe entre los bienes sustitutivos y los bienes complementarios. Cualquier duda que os surja como siempre os decimos no tenéis más que preguntar e intentaremos resolverla de la forma más sencilla y adecuada para todos vosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *