5 factores a tener en cuenta a la hora de comprar unas zapatillas de running

El calzado para correr es una industria de miles de millones de libras y las opciones disponibles para el corredor son hipnotizantes.

La ciencia detrás de las campañas de marketing puede ser difícil de encontrar, pero hay algunas características inherentes al calzado para correr que deben ser consideradas a la hora de hacer la compra de tus nuevas y brillantes zapatillas y esta guía tiene como objetivo hacer que tu decisión final sea un poco más específica para ti.

Antes de llegar a los 5 factores clave, vale la pena considerar otros factores fuera de la selección de zapatillas que son esenciales.

Las zapatillas de correr, por sí solas, rara vez solucionarán una lesión una vez que se haya producido, pero pueden minimizar algunos de los factores que podrían conducir al desarrollo de una lesión.

Los errores de entrenamiento, como los días consecutivos de carrera y el alto volumen de carrera, son los principales factores de riesgo de las lesiones por correr: ¡puedes entrenar demasiado o no recuperarte lo suficiente!

El aumento gradual del kilometraje es vital para permitir que el cuerpo se adapte a las crecientes tensiones mecánicas que se le imponen.

La elección de tus zapatillas de deporte se basará en dos factores principales (además de la estética):

Minimizar el riesgo de lesiones

La compra de una zapatilla por sí sola no va a reducir su tiempo de 10 km de 50 minutos a menos de 40 minutos.

Para mejorar el rendimiento hay que ser capaz de aumentar gradualmente la carga de entrenamiento y permitir que el cuerpo se adapte a las exigencias mecánicas, y la zapatilla de correr puede ser una variable para minimizar el riesgo de lesiones.

Al examinar la gran cantidad de opciones de calzado para correr, recomiendo tener en cuenta los siguientes componentes en el diseño de las zapatillas de correr y comprar Champion:

Ajuste

Parece algo básico, pero una de las características clave en la selección de las zapatillas de correr es el ajuste. Aquí es donde la visita a la tienda de running en primer lugar es importante.

Unas zapatillas demasiado grandes permitirán que el pie se deslice dentro de la zapatilla, lo que aumentará el riesgo de que se formen ampollas en el pie, y de la misma manera, unas zapatillas demasiado pequeñas añadirán fuerza de compresión al pie y aumentarán el riesgo de lesiones óseas.

Los temidos problemas en las uñas de los pies, con hemorragias o hematomas debajo de la placa de la uña, también pueden estar causados por un mal ajuste, por lo que vale la pena pedir consejo a un profesional de la salud con un interés especial en los problemas de los pies si esto está ocurriendo.

El ajuste y, por lo tanto, la comodidad es una parte importante de la selección del calzado para correr; si puedes elegir entre dos zapatillas y una te resulta más cómoda que la otra (suponiendo que las demás variables que se indican a continuación sean similares), elige la más cómoda.

Altura del talón (paso)

La industria del calzado para correr ha experimentado un cambio cultural en los últimos años con una explosión del minimalismo.

La falta de movimiento de la articulación del tobillo en dirección ascendente (dorsiflexión) es un factor de riesgo de lesión.

Su detección es relativamente sencilla mediante la prueba de la zancada (doblando la rodilla sobre el pie y midiendo el ángulo de la tibia) y proporciona información útil para elegir un zapato con una altura de tacón o un drop adecuados.

Se recomienda que la prueba de la zancada se realice en presencia de un profesional sanitario que esté familiarizado con esta prueba, ya que se sorprendería de la cantidad de gente que hace trampas sin saberlo.

La altura del tacón, conocida como pitch o drop en el mundo del calzado, puede oscilar entre 0 y 14 (a efectos ilustrativos) y se mide en mm. Como regla general, cuanto más rígida sea la articulación del tobillo (más cerca de la pared se encuentra la punta del pie en la prueba de la zancada), más relevante será una zapatilla de correr con una mayor caída del talón.

Amortiguación

No hay una respuesta directa aquí, pero cualquier material que absorba la fuerza del impacto que se encuentra entre usted y el suelo tiene que ser algo bueno, ¿verdad?

La industria está constantemente buscando este tipo de materiales y Nike ha desarrollado su gama Lunarlon y Adidas su entresuela Boost como ejemplos.

La pregunta principal es cuánto es demasiado, ya que esto podría aumentar la inestabilidad (¡imagínate aterrizando en una almohada!) y cuál es el mínimo requerido. Este es un aspecto que hay que tener en cuenta y que está relacionado con factores como la biomecánica y el peso corporal, por lo que se beneficiaría del asesoramiento de un especialista.

Según mi experiencia, hay muy pocos corredores que se ajusten al modelo de zapatilla minimalista y éstos tienden más hacia el extremo de la élite del espectro. Para aquellos de nosotros que corremos a un nivel moderado o razonable, tendríamos que considerar un elemento de amortiguación en la entresuela junto con otros factores como la caída del talón y el ajuste.

Suela exterior

Aunque parezca sencillo, es importante tener en cuenta el tipo de superficie sobre la que se corre y la compatibilidad de la suela.

Hay diferencias clave en el tipo de suela para las zapatillas de carretera y las de todo terreno.

Aquellos que hayan corrido sobre una superficie con una suela exterior incorrecta pueden recordar que se deslizan y que el riesgo de lesiones en los tejidos blandos aumenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *